YO, CON LA MONARQUÍA

Hace 3 años, el 1 de octubre de 2017, el periódico The Guardian titulaba así su editorial tras los incidentes durante el referéndum ilegal del 1O.

Los independentistas lo tenían claro. Tras la desastrosa gestión por parte del gobierno del 1 de octubre, con los vídeos e imágenes de las fuerzas de seguridad intentando disolver a la fuerza los puntos de votación circulando por todos los medios de comunicación, los separatistas lo tenían claro: «Tenemos al Estado donde queremos». España entera miraba los sucesos en Cataluña con impotencia y consternación.

Durante 3 años, los secesionistas habían ejecutado un plan explícito de ruptura con España violando la ley una y otra vez y con total impunidad. El 1 de octubre de ese año habían celebrado un referéndum cuando el gobierno nos había asegurado repetidas veces que no se produciría. Y con un referéndum perfectamente preparado para ganar, se disponían a proclamar la secesión con negociación o sin negociación según si el Gobierno aceptaba su derrota o no.

Eso es como nos encontrábamos ese 3 de octubre de 2017. Y conviene recordarlo.

Los españoles de forma masiva y espontánea empiezan a sacar sus banderas a las ventanas y balcones. España entera se llena de rojigualdas. A las 18:25 la Casa del Rey informó de que a las 21:00 horas el Rey iba a dirigir un mensaje a todos los españoles. «Buenas noches, Estamos viviendo momentos muy graves para nuestra vida democrática…» Así comenzaba un discurso que fue el punto de inflexión en ese proceso de años. «Por todo ello y ante esta situación de extrema gravedad, que requiere el firme compromiso de todos con los intereses generales, es responsabilidad de los legítimos poderes del Estado asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, la vigencia del Estado de Derecho y el autogobierno de Cataluña, basado en la Constitución y en su Estatuto de Autonomía.»

Este es el discurso que los independentistas nunca podrán perdonar y que le ha supuesto al Rey innumerables insultos y faltas de respeto cada vez que ha pisado Cataluña. Desde entonces han pasado tantas cosas que parece que ha sido hace mucho más tiempo. Pero conviene recordarlo en un momento en que se ha desatado una campaña para tumbar la Monarquía y proclamar la República.

POR ESO HEMOS LANZADO ESTA CAMPAÑA DE FIRMAS. Si tú estás de acuerdo o conoces a otros que lo estén puedes firmar aquí.

Yo, con la Monarquía