¿QUIÉNES SOMOS?

 

Conócenos

 

Después de muchos años sembrando discordia y desafecto, los independentistas planteaban abiertamente un proceso de ruptura con el resto de España. Para nosotros este hecho actúo como un despertador.

 

Quizás hasta entonces habíamos esperado que fuesen otros – los sucesivos gobiernos, los partidos políticos… – los que solucionaran el problema que lleva muchos años gestándose sobre todo en Cataluña y la Comunidad Autónoma Vasca, pero que también encuentra réplicas en otras regiones españolas. El reto ante nosotros nos estaba mostrando que el tiempo de esperar a la acción de otros había pasado. Porque todos somos de alguna forma responsables tanto de lo que hacemos como de lo que dejamos de hacer.

Y había un hecho que nos llamaba poderosamente la atención. En todas las encuestas el número de catalanes o vascos que quieren la separación son menos que los que quieren seguir formando parte de España y, sin embargo, el dictado de la independencia tiene copado el debate educativo, social, político y mediático. La conclusión es clara; el nacionalismo gana porque tiene un proyecto y porque está organizado.

Pero quizá lo más importante es que aquella consulta nos dio un sentido de urgencia. Si queríamos hacer algo, si nuestra intención era plantear alguna alternativa lo teníamos que hacer ya. El secesionismo ha ido avanzando a lo largo del tiempo porque no ha encontrado ninguna oposición real y porque necesita respuestas activas desde la misma sociedad a la que pretende imponerse.

separador

Desde el primer momento teníamos claro que era crucial centrarnos en dos grandes objetivos, los cuales nos han orientado desde entonces:

Queremos recuperar el sentido más actual de España; lo español no es algo del pasado, sino que es nuestro presente, lo que los españoles tenemos que ofrecer a Europa y al mundo. Por tanto, más España.

Y con esto trabajamos por minimizar la acción del independentismo en la sociedad y la política. El secesionismo crece en la medida que debilita la identidad española en sus regiones. Tergiversa la historia, siembra desafección, controla la educación, borra símbolos, hace invisible todo lo que es común… todo con el propósito de sembrar la desunión.

separador

Estamos en las redes sociales que es el mejor medio para hablar a la gente joven, a quienes no han oído nada más que el discurso de la diferencia.

Nos centramos en el contacto directo con la gente, sobre todo en aquellas regiones donde se quiere difuminar y luego borrar la identidad española.

Hacemos comprensible nuestro mensaje al español de hoy. España es un valor de futuro. La comunicación es la clave.

Pero nuestra motivación fundamental es la vocación de cambiar las cosas. No queremos ser sólo un testimonio. Queremos ser agentes eficaces para el cambio.